Argentina es uno de los países más extensos de Sudamérica, después de Brasil. Está conformado por distintas provincias con identidad propia y que, de acuerdo a su localización geográfica, conforman diferentes regiones con sus respectivas recetas de cocina tradicional. Por lo tanto, en este artículo analizaremos las curiosidades regionales de la cocina argentina, así como los ingredientes más utilizados y cuáles son los platillos que marcan la identidad cultural del país. 
Argentina es un país que se extiende desde el Chaco hasta la Antártida, de tal manera que ofrece una variedad climática diferente de acuerdo a la región. Así también ofrece una gran variedad de platillos típicos regionales que conforman la identidad cultural argentina. 

La cocina argentina actual es el resultado de la gran ola de inmigraciones europeas que ocurrieron en siglos anteriores. Tal es así que recibió influencias de culturas europeas, especialmente la española e italiana. Dichas culturas se mezclaron con las costumbres autóctonas y conformaron la identidad culinaria argentina. 

Entre las comidas que se encuentran en casi todas las regiones del país están el asado, el dulce de leche, la milanesa, los alfajores, las empanadas, la carne, el guiso carnero, el guiso de arroz y el mate amargo. Al menos éstas son las comidas que caracterizan al país en general. Sin embargo, existen algunos platillos típicos regionales y que demuestran la gran diversidad cultural del país. En la actualidad se reconocen cuatro regiones gastronómicas que son la región Central y Pampeana, la región Noroeste y Cuyo, la región Noroeste y la región Patagónica. 

La región Central y Pampeana se caracteriza por poseer fuertes influencias europeas. Esto es debido a que aquí se sitúa la capital del país, Buenos Aires, donde se concentró la mayor parte de inmigrantes europeos de origen español e italiano. En esta región se pueden degustar las empanadas criollas dulces, cuyo relleno incluye carne con pasas de uva, papas y aceituna. También es muy popular el consumo de toda clase de pastas y milanesas de carne. Así también existen las diversas pizzas y fugazzettas, que son platillos creados por inmigrantes italianos y adaptados a la culinaria argentina. 

Las pastas se suelen consumir con salsa roja o blanca, acompañadas de un pan blanco. En cuanto a las milanesas de carne, éstas pueden ser condimentadas con limón y servirse solas o acompañado de un pan cortado en dos, a modo de sándwich. En cuanto a las pizzas argentinas, éstas se caracterizan por su masa base de gran grosor a la que denominan “masa media”. La pizza clásica incluye salsa de tomate, queso muzzarella, rodajas de tomate y aceitunas. Y en cuanto a la fugazzetta, es una variedad de pizza argentina conformada por queso, dos discos de pizza y mucha cebolla. 
En la región Noroeste y Cuyo, en cambio, se mantuvo algunas costumbres indígenas en la cosecha de productos autóctonos como el maíz, la papa, los ajíes y los pimentones. También es frecuente el cultivo de la caña de azúcar, los porotos, los mangos y los cítricos. Uno de los platillos típicos de esta región es el locro, que es una especie de guiso preparado a base de maíz, porotos, zapallo y papa. Se le considera un plato nacional argentino y existen diferentes variedades de acuerdo a la ciudad y a su forma de preparación.  

En cuanto a la región Noroeste, ésta comparte similitudes históricas y culturales con Paraguay, debido a que se generaron las reducciones jesuíticas guaraníes que también influyeron en la gastronomía argentina. Tal es así que en dicha región se pueden hallar algunos platillos oriundos de Paraguay como la chipa almidón, el mbeju y la sopa paraguaya. 

La chipa almidón está elaborado a base de almidón de mandioca y queso. El almidón también es utilizado para preparar el mbejú. En cuanto a la sopa paraguaya, si bien se le dice “sopa”, en realidad es una especie de bizcochuelo salado a base de harina de maíz, queso y cebolla. En el Noroeste argentino también existe una variante de la sopa paraguaya, a la cual llaman sopa correntina y le añaden pollo a la masa. Actualmente tanto Argentina como Paraguay suelen disputarse sobre el verdadero origen de dichas comidas, aunque en realidad dichas semejanzas solo son resultado de la historia de las reducciones jesuíticas desarrolladas durante la época colonial.  

Y por último está la región Patagónica, que se caracteriza por las influencias culturales de inmigrantes galeses que, en el siglo XIX, introdujeron a la culinaria argentina el queso Chubut y la torta negra. El queso Chubut consiste en un queso semi duro con cáscara, de sabor agradable, textura suave y pasta mantecosa. La torta negra, por su parte, es similar al pan dulce pero que incluye uva pasas y cáscara de naranja o manzana. La región también se caracteriza por la producción de cervezas artesanales y vinos blancos, debido a la cantidad de vinedos que se localizan en la región. 

De esta forma, se puede ver que la cocina argentina es bastante variada y refleja su historia e identidad cultural culinaria, producto de la mezcla de las tradiciones culturales de países vecinos e inmigrantes europeos. Todo está en conocer sus orígenes para comprender la cultura y el estilo de vida de los ciudadanos argentinos en la actualidad.