Guanacos y ñandúes platillos exquisitos y típicos de Calafate

En la cocina de Calafate se conservan los hábitos alimentarios de los indígenas Tehuelches, guisos deliciosos a base de carne de guanacos y de ñandúes.
Tiempo de lectura estimado : 1 Minuto, 27 Segundos

Antiguamente, al norte del Estrecho de Magallanes habitaban unas poblaciones que los mapuches denominaron Tehuelches, eran nómadas, cazadores y recolectores, y debido a su alta estatura los europeos los llamaron Patagones.

A finales del siglo XIX, con el objetivo de conquistar grandes extensiones de territorio, se llevó a cabo una acción ofensiva por parte de la República Argentina contra los pueblos originarios de la zona, entre los cuales se encontraban mapuches, tehuelches y pampas; hubo un exterminio casi total de los indígenas. Fue la denominada Campaña del Desierto.

La base de sustento alimentario para los Tehuelches era el guanaco, una especie de la estepa patagónica, que se asemeja al camello y alcanza una altura de 1,8 metros, cabeza pequeña y pelaje de color rojizo.  Hoy en día, se ha extendido el consumo de carne de guanaco, asado o en salsa, es bien aceptado entre los calafateños, y considerado una exquisitez, un plato gourmet.

Los Tehuelches cazaban también a los ñandúes, que son un pariente del avestruz; alcanza una altura de 5 pies y tiene el tamaño de una oveja. Vive en la estepa de la Patagonia.

Igual que la de guanaco, la carne del ñandú era muy apreciada y era una fuente de alimentación; su carne era uno de los principales alimentos. Los indios Tehuelches no solamente consumían la carne, sino también la grasa, la médula ósea, la sangre y el corazón.

Actualmente, la carne de ñandúes es utilizada en guisos y fiambres; al estómago se le quita la membrana interna se hierve o se asa, y es considerado un delicioso manjar. Los huevos del ñandú son muy grandes y se preparan asados o fritos.

Ayúdanos compartiendo