¿Por qué llamarla Chimichurri?

Al oír el nombre Chimichurri, es imposible no pensar en cómo será el plato, o cuál sería el motivo por el cual le denominan así; algo que resulta tan enigmático como curioso.

Hay muchísimas teorías que intentan explicar cómo se produjo el nombramiento; pero solo dos cumplen con el realismo y otros requisitos que las tornan igual de creíbles.  Y aunque ambas son distintas, tienen algo en común: demuestran la capacidad de inventiva que tenemos los seres humanos para trabajar con lo que tenemos a la mano, y la cualidad de adaptación.

La primera de ellas nos invita a recordar las invasiones inglesas acontecidas a inicios del siglo XIX, cuando la corona Española tomó una serie de prisioneros provenientes de Inglaterra, mismos que tuvieron que adaptarse a la vida en una patria que no era la suya, incluyendo su comida y la manera de hablar; profiriendo palabras en spanglish ocasionalmente, como al momento de pedir curry para comer, diciendo «Give me curry» o la que suena más a Chimichurri: «Che, mi curry».

Por otro lado, tenemos la historia que nos relata el viaje de un inmigrante Irlandés que deseaba conseguir salsa inglesa en Argentina, pero cuyos esfuerzos fueron infructíferos, por lo que eligió crear su propia salsa con ingredientes de su despensa, y eventualmente comenzó a venderla. Pero, ¿qué tiene que ver eso con su nombre? Sencillo, el nombre del Irlandés era James MacCurry, que tras pasar de boca en boca y ser modificado con el pasar de los años, quedó algo como Yimi ? pronunciación del diminutivo de James?, Churri ?por las últimas letras del apellido?.