Muy imitado en el mundo, el limoncello es un producto que cuenta la historia de la Costa y que todavía hoy es producido por muchas amas de casa que, en su casa, todavía lo preparan utilizando antiguos secretos y recetas del pasado.

El licor nació, según relatan algunas fuentes, a principios de 1900, en una pequeña casa de huéspedes en la Isola Azzurra, donde la Sra. Maria Antonia Farace cuidaba un lujoso jardín de limones y naranjas. Su sobrino, después de la guerra, abrió un restaurante cerca de la villa de Axel Munte.

La especialidad de ese bar era el licor de limón hecho con la antigua receta de su abuela. En 1988, su hijo Massimo Canale inició a su vez una pequeña producción artesanal de limoncello, registrando la marca. Pero en realidad, incluso en Sorrento y Amalfi, hay leyendas y cuentos sobre la producción del tradicional licor amarillo. En la costa, por ejemplo, se cuenta que las grandes familias sorrentinas, a principios de 1900, no dejaban que los ilustres invitados se perdieran el sabor del limoncello, hecho según la receta tradicional.

En Amalfi, hay quienes incluso afirman que el licor tiene orígenes muy antiguos, casi vinculados al cultivo de limones. Sin embargo, como suele suceder en estas circunstancias, la verdad es confusa y las hipótesis son muchas y sugerentes. Algunos dicen que el limoncello era usado por pescadores y agricultores por la mañana para combatir el frío, ya en la época de la invasión sarracena. Otros, en cambio, creen que la receta nació dentro de un convento monástico para deleitar a los frailes entre una oración y otra.

La verdad, tal vez, nunca la sepamos. Pero más allá de las cuestiones exquisitamente parroquiales, el tradicional licor amarillo ha cruzado las fronteras durante décadas, conquistando los mercados de la mitad del mundo, en especial la Argentina, el cual es preferido en la mesa navideña. Las botellas de limoncello están en las estanterías de los mercados de ultramar, y en los mercados asiáticos se están desarrollando nuevos e importantes escenarios comerciales.

El limoncello, por lo tanto, realmente se arriesga a convertirse en un producto de clase mundial a la par con el Amargo o el Amaretto. Y para defenderse de las imitaciones, la producción del característico "óvalo" sorrentino ha sido protegida por la denominación de Indicación Geográfica Protegida (IGP). El limón original de Sorrento debe se produce en la isla de Capri.