En Argentina, toda fiesta patria, es la ocasión ideal para disfrutar de un locro “bien pulsudo” – como se dice en estas tierras – Es por eso que el locro argentino es considerado el plato patrio por excelencia. Cuando hablamos de locro, estamos haciendo referencia a un verdadero plato autóctono, cuya historia se remonta a épocas anteriores a la conquista española. Vamos a asomarnos a la intimidad del locro argentino, para disfrutar no sólo su sabor, sino su riquísima historia.
Tiempo de lectura estimado : 1 Minuto, 13 Segundos
Los diferentes locros que se disfrutan en el sur de América
Los diferentes locros que se disfrutan en el sur de América

Locro argentino, un plato bien de América

El locro es una comida elaborada a base de ingredientes muy típicos de América, por eso su preparación se extiende a casi todas las civilizaciones prehispánicas sobre todo del norte de Argentina hacia arriba. El maíz es principal ingrediente, seguido por los porotos y el zapallo. Luego de acuerdo a cada región donde se prepare el locro, variará el tipo de carne que se le agregue y la salsa que le da cierto toque picante.

Una de las particularidades del locro argentino es la larga cocción que lleva implícita. Primero hay que poner toda una noche el maíz blanco y los porotos a remojar, luego éstos, junto al zapallo cortado en trozos y sin cascara, con al agregado de la carne, también cortada en trozos, se ponen a hervir. El locro comenzará a tomar punto cuando los trozos de zapallo se disuelven y dan paso a un guiso cremoso y espeso.

El otro secreto de un buen locro argentino, es su salsa colorada que se sirve encima de este, y que, generalmente suele ser bastante picante. Para ello se rehoga cebolla blanca y cebolla de verdeo bien picada en grasa o en aceite, y luego se condimenta con ají picante y pimentón. La cantidad y el tipo de picante utilizado varía según la región del país donde se prepare este locro.