Debido a la mezclas de culturas durante las grandes oleadas migratorias europeas de finales del siglo XIX y primer tercio del XX. Encontramos por un lado el asado propio de la cultura gaucha, que data de la época de la conquista española, y por otro el conocido queso italiano provolone. 

Los inmigrantes italianos añorando los deliciosos quesos de su tierra natal intentaron recrear algunos de los quesos más emblemáticos de Italia entre ellos el provolone.

Sin embargo, dado que el queso se estaba produciendo en un continente completamente nuevo en un país nuevo cuya cultura estaba siendo moldeada constantemente por la afluencia de inmigrantes, no sorprende que estos quesos de inspiración italiana desarrollaran un sabor exclusivamente argentino.

La provoleta fue inventado por un inmigrante italiano fabricante de queso hace más de 70 años, quien quería agregar queso asado a las parrillas rellenas de carne. Este optó por usar el provolone porque resistía el calor directo mucho mejor que otros, debido a su textura semi-firme.

Los verdaderos parilleros saben que deben dejar el provolone fuera del refrigerador durante varias horas antes de echarlo sobre las brasas. Esto seca la superficie para que quede bien crujiente y mantenga su forma.

Otros optan por cocinar el queso en una fuente de cerámica o de hierro fundido, para que el comensal pueda mojarlo con pan. De cualquier manera, es una experiencia deliciosa.