Polenta en sus inicios

Primeramente, la polenta es lo que obtenemos al secar y triturar un maíz que luego coceremos junto con agua y sal. Y aunque parezca algo demasiado básico, la verdad es que tiene un aporte vitamínico asombroso.

Esta sémola es bastante conocida internacionalmente desde hace siglos; se tiene constancia sobre que las legiones romanas la preparaban con trigo, cebada o centeno en lugar de maíz. E igualmente se menciona la Polenta durante el siglo XV, de la mano de Leonardo Da Vinci en su recetario de cocina.

Pero tal como la conocemos hoy, no fue implementada hasta después de la llegada de Cristóbal Colón y sus conquistadores, que introdujeron el maíz a otros países. Y aunque es frecuente tomar la Polenta como alimento italiano, la verdad es que en Argentina también es uno de los platos más preparados, pues cuando migró a esta bella nación, los argentinos la adoptaron como suya.

Curiosidades

En Argentina, debido a todos los elementos positivos que aporta la Polenta a quién la consume, ?como la proteína, fibra, carbohidratos, antioxidantes, magnesio y vitaminas del complejo B? Es común escuchar que señalan de fuertes a las personas que consumen el plato. Usando la frase «tiene polenta».

Aunque pareciera que la receta está predeterminada, la verdad es que admite cambios que permiten a quien la prepare, jugar con los ingredientes. De allí ha surgido la polenta dulce, preparada frita, cocida, al horno o a la plancha, servida fría o caliente y pare de contar.

Anteriormente se usaba un tipo de olla específica para la preparación de la Polenta, la cual era fabricada a base de cobre.