Canelones de espinaca y ricotta

Los canelones de espinacas y ricotta son una excelente opción para reunirse en familia. La combinación de ingredientes como la ricotta cremosa, espinacas frescas y salsa bechamel casera hacen de este platillo una delicia rica y saludable. Perfecto para compartir y disfrutar juntos.

Plato Principal
2 horas
4 Porciones

Las espinacas frescas se preparan con cuidado, agregándoles delicadamente la ricotta y condimentos que realzan su sabor.

Los canelones se rellenan con esta mezcla sabrosa y se cubren con una salsa bechamel suave y cremosa.

Al hornearlos, el queso se derrite sobre ellos, creando una combinación irresistible.

Ingredientes

12 Panqueques o masa para canelones

300 gramos de Espinaca (fresca o congelada)

200 gramos de Ricotta

1 pizca de Sal

Nuez moscada

Nueces picadas un puñadito

Salsa de tomates

1 cuchara de Maizena

1 pizca de Sal

200 mililitros de Leche

1 cucharilla de Manteca

Queso rallado

1 pizca de Pimienta

1 pizca de Pimienta

Preparación

Paso 1 : La espinaca se cocina por 5 minutos en un sartén, se escurre el agua y se pica en trozos pequeños.

Paso 2 : En un bol, se mezcla la ricotta con la espinaca procesada, sal, pimienta, nuez moscada, queso rallado y nueces picadas.

Paso 3 : Se rellenan los canelones con esta mezcla.

Paso 4 : Para la salsa bechamel, se cocina la fécula de maíz, sal, pimienta y un poco de leche a fuego suave, removiendo constantemente para evitar grumos.

Paso 5 : Se agrega el resto de la leche y se continúa cocinando hasta que la salsa espese.

Paso 6 : Se añade la manteca y se bate un poco más antes de retirar del fuego.

Paso 7 : Los canelones rellenos se cubren con salsa de tomate y la salsa bechamel preparada.

Paso 8 : Se espolvorean con queso rallado y se llevan al horno durante 15 a 20 minutos.