Facturas

Se caracterizan por ser de masa dulce y esponjosa, algo amarillenta mientras que su cáscara es delgada, ligeramente tostada, acaramelada y crocante. Son preparadas en Argentina a partir de una combinación de masas austríacas, francesas e italianas que se fusionaron gracias a la inmigración europea.
15 Porciones

Ingredientes

50 gramos de Levadura fresca

1 taza de Leche tibia

1 taza de Azúcar

50 gramos de Manteca cocida de vaca

2 Huevos

Ralladura de medio limón

500 gramos de Harina de fuerza

1 Huevo y azúcar para el acabado

Preparación

Paso 1 : Diluir la levadura en la leche ligeramente caliente. Agregar el azúcar, la ralladura, los huevos, la manteca derretida y la harina.

Paso 2 : Integrar los ingredientes a través de la amasada, hasta que no se pegue a las manos.

Paso 3 : Dejar reposar durante 1 hora hasta que doble volumen.

Paso 4 : Posteriormente, fraccionar en cuatro trozos, amasar y estirar dándole forma de rectángulo alargado. Cortar las facturas del mismo modo que haríamos con los croissants, triángulos que se enrollan desde la parte más ancha.

Paso 5 : Para las caracolas hacemos tiras de masa y las enrollamos.

Paso 6 : Dejar levar mientras el horno se calienta a 220 grados.

Paso 7 : Pincelarlas con huevo y espolvorear azúcar.

Paso 8 : Hornear hasta que hayan dorado, dejar enfriar sobre una rejilla.

Paso 9 : Listas para disfrutar en el desayuno o en la merienda.

Ayúdanos compartiendo