Sopa de cebollas

Esta sopa de cebolla es perfecta para un día de invierno. Es fácil y económica, aunque si se quieren poner todos los aditamentos la preparación se hace un poco más larga. Con tostadas de pan de campo o casero y huevo poché, es una comida principal en sí misma.

Sopas
1 hora
4 Porciones

Ingredientes

3 Cebollas

2 Ajo

100 gramos de Panceta ahumada

1 cuchara de Manteca

1 cuchara de Harina

1 litro de Caldo de verduras

100 gramos de Queso reggianito o gruyere

1 pizca de Sal

1 pizca de Pimienta

Preparación

Paso 1 : Rehogar la panceta sola en una sartén antiadherente. Cuando comience a dorar, agregar la manteca fría, la cebolla y el ajo. La manteca se pone fría para que la cebolla no dore. Sazonar con sal y pimienta.

Paso 2 : Tapar y dejar cocinar, revolviendo de vez en cuando, unos quince minutos a fuego bajo, hasta que la cebolla esté tierna. Si se la cocina tapada, la cebolla permanece blanca.

Paso 3 : Espolvorear con la harina y revolver por medio minuto con cuchara de madera.

Paso 4 : Agregar el caldo y dejar cocinar hasta que la cebolla esté bien cocida y todos los sabores integrados. Debe quedar más bien espesa.

Paso 5 : Rallar el queso con la parte ancha del rallador.

Paso 6 : Poner la sopa en cuatro boles o platos hondos. Distribuir el queso sobre cada plato y gratinar al horno bien fuerte hasta que el queso esté dorado.

Paso 7 : Si se quiere servir como plato principal, poner en cada plato un huevo poché, luego la sopa, luego el queso y finalmente gratinar. Servir con tostadas de pan de campo o casero.